Tarta y ajedrez

Lindo capullo de alelí canta Caetano verso que me hizo recordar una tarde de frío otoño, el viento hacía que la puerta de chapa se golpeara toscamente, todo el tiempo, contra el marco , mientras su hermana Luisa horneaba una torta de jenjibre en una cocina de loza blanca del tiempo del ñaupa. En eso andaba Luisa, toda la tarde con cara de oxímoron y cómo es esa cara le pregunté a Pac-man y él simplemente me miró y entrecerró los ojos : es así dijo. Porque estaba en su casa, viviendo con su hermano, Luisa andaba de camisón cortina, las piernas torneadas, el cabello carré el cutis lisito. Mientras tomábamos mate y jugábamos una partida de ajedrez veia como Luisa amasaba y sus lindas piernas pero se notaba todo en ella que algo no andaba bien, un corazón destrozado? lo más probable. Me pregunté si una chica tan adorable capaz de hornear una torta para su hermano fuera tan desdichada. Pac-man me guiñó un ojo como cuando hace la seña del ancho de bastos y de una pila de casettes, revistas Fierro, fotocopias sacó the wall grabado en un casette TDK ferro de 90 minutos y lo colocó en el radiograbador de un solo un parlante, sin tapa, de modo que el casette iba incrustado hasta que uno le daba play a la máquina entonces un adminículo bajó del rectángulo operativo del artefacto y la voz de waters inundó la habitación. A la hora el olor a jenjibre era una canción de pink floyd. En ese mismo intervalo Luisa cambió su semblante al punto tal que canturreaba, en un pésimo inglés, mader duyusin delaik esón….y cuando vino la parte en la que la guitarra irrumpe con un solo sacado de la sensibilidad británica de gilmour ella asió el batidor de acero inoxidable y lo hizo sonar como una stratocaster. Su camisón de tela rígida no bamboleaba se pegaba a sus caderas sinuosas . Al ajedrez me iba mal pero no me importaba, la imagen de Luisa preparando la torta me había bastado para soportar la derrota. No me gusta perder y por ende son cantadas la veces que juego y una de ellas era con mi amigo Pac-man. Descartamos el mate y lo cambiamos por un nescafe recontra batido, mi tío me había pasado el secreto para que el café eche al menos tres centímetros de espuma, no era difícil, había que ponerle soda en vez de agua. Tomamos café instantáneo con dos centímetros de espuma mas torta de jenjibre sumerjida en el líquido negro. Imaginé el reflejo de la cara de Luisa en la superficie ondulante del café también las posibles variantes en una taza fría, tibia, caliente y muy caliente supongo que mucho la ecpresión abotargada de mujer ida no hubiese cambiada. No sé que fue a buscar en una de las puertitas del bajo mesada pero cuando quedó grupa arriba enseñando al publico voraz su perfil pac-man que rondaba la canilla de agua fría la apoyó como se dice literalmente y lanzó una bufonezco oh my goddd. Acostumbrado a este tipo de bromas incestuosas no me sorprendí, pimpollito no está para bromas le comuniqué a Pac-man que torció el rostro en señal de incomprensión. Perdí mi partida acorralado por una torre y el rey, no me pregunten como llegué a estar en esa situación aunque lo caotico en nuestras partidas  era común, no escatimábamos en movidas,  hoy estoy cometeca vociferaba mi contrincante y comenzaba la razia de intercambio  ficha por ficha, perder la dama me sumía en la inseguridad total.
————————————————————————————————

2 pensamientos en “Tarta y ajedrez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s