Cosas de biblioteca

lectorMi cuaderno Rivadavia aún no llegó a la mitad del territorio que lo acerca hacia el final. Eso es preocupante. Años anteriores utilizaba dos cuadernos por año. De igual manera sigo leyendo y escribiendo en diferentes formatos que luego parecen desaparecer a la hora de querer editar algo. Si leo lo que escribí ayer en el cuaderno lo borraría pero una vez que la tinta se alojó en el papel la solución es drástica o se quita la hoja o se borra con liqui paper, no sé que es mejor, si el remedio o la enfermedad. Además los diez cuadernos Rivadavia que llevo escrito están compuesto de eso, nadería cotidianas, resaltadores de frases que no transcribo pero comento. Si hay algo digno de nombrar  en el cuaderno de apuntes es la lapicera con la que escribo. Una Parker de poca monta que acabó rompiéndose el plástico  que oculta al cartucho. Tuve que utilizar cinta adhesiva ancha para que no se caiga pero aún así la punta de metal cae hacia adelante y realiza manchones en la hoja. No importa, lo espontáneo es bien recibido en mi cuaderno de apuntes. ¿ no será hora de comprarme una Parker que valga la pena? El alimento de mis escritos breves del cuaderno se los debo a los libros. El alimento son los libros. Mis visitas  a la biblioteca pública son semanales. Conozco a todas las bibliotecarias y bibliotecario. Además hay un muchacho rengo que es una especie de sereno o guarda de los libros en horas en que la biblioteca está cerrada al público en general pero no para los que pretenden robarse las computadoras, por ejemplo. También hace otras tareas, recorta folletos, se siente en una de las bancas de entrada para observar que los usuarios no se roben nada. Sigo, mi proceder últimamente se ha estancado en observar las novedades que colocan en el exhibidor o recorrer los anaqueles del sector novela que está en un subsuelo. Una escalera de madera te trasnporta hacia las catacumbas de los libros, una sala iluminada por tubos fluorescentes y piso de goma tan adherente que a cada paso chirría, es un sonido incómodo para quien está leyendo, no me extrañaría que en una jornada cualquiera un usuario se abalence sobre mi para quitarme el sonido de encima. En declaraciones a la policía el lector asesino confesaría: fueron sus zapatos de suela de goma. He observado otra dificultad a la hora de elgir libros en esa sala. A mi nunca me ha pasado pero he visto y es muy incómodo, sobre todo para la chica que busca libros en los estantes de abajo, casi al ras del piso. Acuclillarse con la mente puesta en dos acciones: elegir una buena novela y sostener el tiro bajo del pantalón, impedir que no se vea  el algodón de la bombacha o el surco extravagante del inicio del culo, obviamente, una muchacha que concurre a la biblioteca no es lo que se dice una acérrima provocadora que gatea por el piso de goma en busca de la novela de Saúl Bellow o Alicia Gambaro, tan abajo están los pobres¡¡¡¡¡¡ Imaginen ustedes  bloggers, leyendo detrás de Historia universal de la literatura y el arte, embutidos en la silla, tan adentro que ni un forcep los quitaría y de pronto, una visión, (qué alejados de las visiones estamos los racionalistas) una muchacha: camisa, jeans y botas, que se precia a moverse tenuemente agitando la cabellera. No, no es otro de los videos baratos de Billy Idol es la sobredosis de cafeína, mate y algún otro elemento curioso que un amigo metió en el termo. Curiosamente la ilustración de la derecha se parece bastante al subsuelo de novelas de la biblioteca pública. Otras veces el sector está cerrado y para ello cuelgan una cadenadita con un cartel de madera que dice CERRADO. Ya lo dije, mis visitas a la biblioteca pública de la calle Mengelle, junto frente a la rotanda donde se erige la estatua del  ingeniero que diseñó los canales de riego de la zona para que florezcan manzanas como espárragos a la orilla del río, son semanales. Casi siempre eligo cinco libros, por ejemplo: Novela con final en Patagonia, El enigma de París, En contra del destino, El pasado y La señora Dallaway. A todos las novelas les leo las primera cinco páginas, la que me engancha primero es el libro elegido. Otras veces no leo nada y los cinco libros duermen sobre la mesa del estudio.

4 pensamientos en “Cosas de biblioteca

  1. Mariano

    Volviste a cambiar de imagen… quedó bien

    Cuando leí “El nombre de la rosa”, sentí unos enormes deseos de ser “ibliotecaria; encargada de una biblioteca como el Scriptorium de ese Monasterio Benedictino.

    En México hay poca cultura bibliotecaria; uno sólo acude a ellas para investigar cosas relacionadas con la escuela o el trabajo; nada de irse a sentar a leer por el solo placer de hacerlo.

    Saludos

  2. Un curioso escenario para una película porno. No está mal que a Bellow y a Gambaro los manden al piso. Es una forma elegante de ejercer la crítica. Una cosa más: los indios no cultivaban manzanas por esos pagos?
    Saludos!

  3. Marichuy: me fascina wordpress por la variedad de plantillas copadas que tiene, entonces me encanta experimentar, le cambio siempre el rostro al blog. México, España y Cuba tienen grandes teóricos en en campo de la bibliotecología.
    De las partes de EL NOMBRE DE LA ROSA me gustan las referidas al herbolario y los catálogos.
    saludos y gracias por pasar.

    Ojaral:Creo que las manzana eran silvestres, los indios de esta zona eran nómades, al igual que un cuento de Cheever a esta región también se la llamó el país de las manzanas.
    Augie March no pude terminarlo, en cuanto a las novelas de Gámbaro tengo buenas impresiones de ellas, pero sólo leí dos.
    saludos y gracias por comentar

  4. yo quiero saber cosas que hay en una biblioteca como,libros ,revistas,cuentos,periodicos,sillas,mesas,ventanas,puerta,ventiladores,computadoras,secretarya,alumnos,maestros,y lo que mas aya .ok .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s