Los días y el río

En la mitad de la noche, parece  sucumbir  ante los ruidos  de las ramas  del eucalipto que tiene en la ventana, pegado, tan junto que cuando corre viento una mano parece rascar los cristales y ensuciarlos de resina. En  la noche, el recelo de los recuerdos la ponen en un estado desconsiderado con sus propias espectativas, no está del todo convencida de que sus acciones hayan sido las correctas el día anterior y si hay algo que la crispa es el no poder revertirlas.

Hay  escribió en su cuaderno que la novela mexicana de la tarde debe ser más patética de lo que es como para justificar la pérdida de tiempo, también  nado en lo profundo del río o bien se quitó las ganas de poner en práctica la frase. A pesar de los recuados de mamá bebió más jugo de la cuenta y ni bien llegaron al Carmen depués de cruzar en lancha hacia la otra orilla tuvo que correr por la barranca hasta llegar el portón de chapa acanalada.

El sueño de la siesta siempre hace mal. No es bueno dormirla. Se aconseja repetir conmigo: la siesta es una vieja enemiga.

“Tuve que dormir la siesta y tuve una pesadilla. Mataba a papá con la ayuda de mi hermano mayor. Mamá se iba a enojar muchísimo por lo que debimos deshacernos del cuerpo. Lo cortabamos con un  cuchillo Tramontina y cuidadosamente lo embolsamos y acomodamos  debajo del mueble del televisor. Injustamente nos alvidamos que los cuerpos se descomponen y hieden  con el pasar de los días.”

Vive a una cuadra del río. La calle que lleva hasta la orilla es una pendiente pronunciada. Como para que se den una idea, en bicicleta no se puede subir salvo haciendo zig zag y tomando mucho aire. Contrariamente al ascenso dificultoso su bajada también acarrea problemitas del tipo :  en bici los frenos no sirven o la bicicleta se va para adelante. En caso que el ascenso sea realizado por un auto el zumbido del motor en primera es lastimero.

……………………………………………………………………………………………………….

¿Cómo es posible que un narrador se diferencie de otro a través de comillas? Seguramente la inexperiencia del escritor hagan que esto sea un mamarracho. Sin dudas en un avant, nada más.

Yo siempre considero al acto de escribir como una hipotética salida a algo. No sé muy bien qué es ese algo y ahí está la confusión. Señor comillas presenta a vos narradora en tercera persona. Pero hay veces en que nada se salva por estar mal escrito, por usar mal las palabras a pesar de urgar y meter la uña en el fondo del foso pringoso donde están las palabras y los entonces, por lo tanto, sin embargo, a propóstio, desde luego, ciertamente, había una puta vez..De igual manera nada lo salva.

………………………………………………………………………………………………………..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s