CON PRINCIPIO Y FIN (b)

Vivo en el 4° piso de un edificio de altos sobre la calle Etchart 432 al este de la ciudad. A pocas cuadras pasa el río por lo que se puede deducir que desde mi balcón la vista que se me ofrece es una panorámica de la costa, los sauces y los techos de tejas, cúpulas y tanques de agua de la ciudad vecina que se erige sobre una barranca colorada.

Mi departamento es confortable. Si me preguntan qué parte de tu casa te agrada diria : el estar, donde están mi sillón y los libros. Jamás hubiera adecuado ese rincón con una lámpara de pie que tiene un foco “x” ideal para la lectura, según palabras de Luisa, que me obsequió el aparato y lo instaló conjuntamente con un tapiz y dos volúmenes de Lucio Mansilla. A propósito de este autor y Luisa volveré más tarde.

Yo trabajo para el diario de la ciudad. Un producto relativamente serio en términos de credibilidad. además el encargado de marketing ideó una campaña en la que resalta el espíritu local y de época, digo esto último ya que El Carmen es un poblado con casi 400 años y conserva algunas construcciones coloniales restauradas, refugios de los antiguos moradores de la zona: indios tehuelches y una historia épica de guerra de guerrillas enfrentando a la poderosa fuerza del imperio Portugués-Brasilero de mediados del siglo XIX. Los historiadores no dejan de sucumbir ante tamaña fuerza evocadora, a decir: correspondencia entre Mariquita Izaguirre y el comandante de la Armada maragata, Aldo Ezcurra, donde ventilan una pasión escondida solo visible a través de la potencia de las palabras. O el morigerado indio que se convirtió al accidentalismo; ahora, lo tienen metido adentro de un cubículo iluminado con varios ojos de buey para contemplar su osamenta blanca.

Decía, estoy encargado de la redacción del suplemento del domingo pero lo que voy a narrar no tiene que ver con jardines, decoración, mascotas ni tinglados, sino de un asesinato.

Las cosas se desarrollaron de la manera que la literatura nos tiene acostumbrados. Recibo una llamada telefónica; una voz de mujer me anuncia que, a 30 kilómetros de la ciudad, en el pueblo costero de La lobería, asesinaron a un hombre y que encontraré el cadáver en el faro. Le pregunto si llamó a la policía. Zumbido de señal telefónica. Le pregunto si el cadáver está adentro o afuera del faro. Cuelga. No soy versátil para interrogar en los momentos oportunos, no estaŕía, a mi entender, en su cabales emocionales normales si está hablando con un fulano, aparentemente desconocido, de un asesinato como si hablara de los ingredientes que lleva la lasagna. Un investigador experimentado hubiera sacado partido del shock emocional.

Entonces tenía un problema entre manos que debía quitarme de inmediato si no quería que mi vida se paralizara. Y no exagero cuando escribo esto, los sentimientos y las emociones bloquean todo cuando no pueden expedirse por el canal adecuado. Primero se siente una opresión en el pecho que no es imaginaria, algo en el torrente sanguíneo debe conmocionar. Se trata de comprender  que el laboratorio del cuerpo genera otras respuestas a las habituales, otras drogas, cierra y abre orificios que provocan malestar y toda la lata.

(continúa el episodio con la policía y de cómo el faro, el océano y el asesinato son lugares comunes…)

2 pensamientos en “CON PRINCIPIO Y FIN (b)

  1. La literatura está hecha de promesas permanentemente postergadas. Y las de este relato son encantadoras. Mientras espero la continuación, me atrevo a preguntarle si leyó la crónica de Alfred Ebelot sobre Carmen de Patagones (está en “La Pampa. Costumbres Argentinas”).
    Saludos.

  2. El único libro que conozco de Patagones es La gesta de Patagones escrito en medio de la dictadura con una visión algo bisoña de los indios moradores del lugar. Después leí algunos libros de viajeros como el de Perito Moreno y Ramón LIsta. Para mi un tema alucinante. A Ebelot no lo conocía por tu referencia comencé a buscarlo en la web.

    gracias por leer y comentar DOn Ojaral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s